Con la de veces que he intentado empezar un blog, no voy a perder el tiempo con presentaciones y declaraciones de intenciones, sino que trataré de dar alguna información útil de buen comienzo. Todo este tinglado ha sido sugerido, ideado y llevado a la práctica por el señor MM. Como todos sus proyectos, combina eficiencia, facilidad de mantenimiento y sólidos principios arquitecturales con una contención económica que ni el director del orfanato de «Oliver Twist».

Hacerse un NAS casero no es ninguna novedad: la novedad es hacerse un NAS casero mejor que cualquier solución propietaria. Uno ya hecho tiene la enorme ventaja de que, bueno, ya está montado, supuestamente probado y con un listado de características y especificaciones cerrado en el que podemos basarnos para decidir la compra. Pero tienen también dos grandes inconvenientes: dependemos del fabricante para actualizaciones, en lo bueno y en lo malo: aparte del riesgo de que quede atrás en software - mi LaCie Big, compatible sólo con SMBv1 y nunca actualizado, nos mira tristemente - siempre existe la posibilidad de que las futuras actualizaciones abandonen funcionalidades que sí tenía de origen, como sucede con muchos complementos de terceros.

Si se tiene la intención (o la obligación) de mantener el NAS uno mismo, podemos no solo llevarlo perfectamente al día en actualizaciones de seguridad y de características: podemos hacerlo mejor como decía al principio. Por ejemplo, ningún NAS propietario permite añadir almacenamiento tal cual a un arreglo sin tener que reconstruirlo o malgastar el espacio adicional en muchos casos. Tampoco es por los fabricantes en sí: ZFS y Por eso, la intención es hacer un sistema en torno a una instalación de Linux con SnapRAID, donde se pueden ir añadiendo discos a un pool con redundancia sin tener que borrar y volver a crear el RAID.

Tal vez la mejor forma de entender lo que digo con «malgastar el espacio adicional que añadamos» pueda entenderse de forma más visual con la calculadora de espacio de Synology. Claro, lo ideal es añadir discos a pares, pero cuando añades sólo uno es inevitable desperdiciar espacio: si tengo un array de 32 TB formado por 4 discos de 8 TB y sustituyo un disco por otro de 16 TB, pierdo espacio y además seguramente deba reconstruirlo. En este sentido, el único requisito de SnapRAID es que la paridad debe tener el tamaño del disco más grande en el conjunto.

Oooops, aquí tenemos un problema
Oooops, aquí tenemos un problema

Listo a continuación los componentes escogidos y después explicaré el por qué de su elección. El listado de componentes, para posterior referencia, es este:

Componente Cantidad Precio unidad Total
Caja Fractal Design Node 304 (reacondicionada) 1 89,33 €  89,33 € 
Fuente de alimentación Corsair CV450 1 47,90 € 47,90 €
Placa base Asrock J4105-ITX 1 89,99 € 89,99 €
Memoria RAM HyperX Impact DDR4 HX426S15IB2K2/16 2x8GB 1  79,80 € 79,80 €
Controladora 4 puertos SATA Syba SI-PEX40064 1 28,57 € 28,57 €
Disco duro sistema SSD Kingston A400 120GB 1 18,98 € 18,98 €
Discos duros Seagate Barracuda Pro 8 TB (ST8000DM004) 6  180,05 €  1080,30 €
Otros: cables SATA 3  2,25 €  6,75 € 
TOTAL     1441,62 €

Los precios son orientativos y están sujetos a las fluctuaciones propias del mercado, pero sirven perfectamente para hacerse a la idea.